Descanso y turismo en las Rías Baixas

Junio 2018, como ya hemos comentado en éstas vacaciones además de visitar a la familia, hemos aprovechado la ocasión de hacer alguna visita turística. Nos decidimos por la Rías Baixas.

Hemos venido a Galicia en avión, al aeropuerto de Santiago de Compostela, y como ya hemos hecho muchas veces hemos alquilado un coche en Goldcar, ésta vez nos dieron un Renault Clio casi nuevo, así que carretera.

Empezamos nuestro viaje turístico conduciendo hasta el Castro de Santa Trega, situado en la localidad de la Guardia, en la misma frontera con Portugal. En la carretera de subida hay un señor en una especie de peaje que cobra un euro por persona, como entrada del castro. Se trata de los restos de un castro celta del siglo I a.c. Además en la misma colina un poco más arriba hay un mirador con unas vistas espectaculares del río Miño y su desembocadura entre España y Portugal. Es un lugar donde apetece estar un rato haciendo fotos y relajarse admirando las vistas y de esa sensación de tranquilidad y calma que hay en la cima de la colina. También en la cima hay una ermita y dos restaurantes y algunas tiendas de recuerdos. Después fuimos a comer al pueblo de La Guardia.

Seguimos hacia las Rías Baixas

Ya de camino a las Rías Baixas vemos desde el coche el Monasterio de Oia, y paramos unos minutos para hacer unas fotografías, el edificio tiene su encanto, la zona donde está, frente al mar lo hacen único. Está en obras, parece ser que lo van a convertir en un hotel, tomaremos nota para quizás visitarlo algún día. Después de la pequeña parada por fin llegamos a Combarro primera parada de ésta pequeña ruta por las Rías Baixas.
Aparcamos cerca de la zona del puerto y paseamos por todo el centro de la ciudad, un pequeño laberinto de callejuelas con casas de piedra y hórreos al lado del mar. Terrazas, restaurantes con una tranquilidad única, es una maravilla poder visitarlo un martes de junio, seguramente en verano o en fin de semana debe ser una auténtica locura de gente. Nos quedamos paseando y cenamos en la Bodega O’Bocoi, unas tapas de zamburiñas y pescadito, calidad a buen precio, totalmente recomendable. Con la barriga llena nos vamos al hotel a descansar. Hemos reservado en la Pousada Armenteira, a medio camino de todo tiene una buena ubicación excelente para visitar toda la zona. Es un hotel de calidad, y en estas fechas el precio merece mucho la pena.

Booking.com

Visitamos las Rías Baixas

El desayuno es de calidad con variedad y además con unas vistas al monte que relajan y apetece quedarse todo el día!! Aún así nos ponemos en marcha y nos acercamos a O’Grove, localidad marinera por excelencia, damos una vuelta por su paseo y la zona portuaria y como se acerca la hora de comer y hemos empezado tarde nos decidimos a comer una buena mariscada, muy típica, ya que todos los restaurantes la ofrecen, gran calidad y un precio excelente. Ya por la tarde pasamos el puente y visitamos la Isla de la Toja, destino turístico por excelencia. No podemos evitar visitar la tienda de jabones y por supuesto la Capilla de Conchas. Después nos acercamos a la Aldea de los Grobits un parque infantil inspirado en los Hobbits de Tolkien, nosotros no tenemos hijos pero es un lugar imprescindible si se viaja con los más pequeños. Ya tarde decidimos volver al hotel para descansar, al fin y al cabo se trata de unas vacaciones de relajación.

Al día siguiente empezamos la ruta visitando el Monasterio de Armenteira situado a un minuto del hotel. Luego nos acercamos a ver el Bosque de Sequoias de Poio, un pequeño bosque de unos árboles que esperaba que fuesen mucho más altos, pero algún día crecerán, así que también tendremos que volver dentro de muchos años para ver si han crecido más.

En el camino volvemos a pasar por Combarro y desde la carretera vemos una cosa nunca vista, mariscadores trabajando, no se aprecia muy bien en la foto pero había muchísima gente

recogiendo marisco, todos en la misma zona. Luego nos dijeron que depende de las mareas y corrientes además de respetar zonas para que crezca otra vez el marisco.  Después hacemos una parada de unos minutos en Raxó, pequeño pueblo con un precioso paseo y después de todas éstas pequeñas paradas en el camino llegamos a Sanxenxo.

Sanxenxo

Posiblemente la localidad más turística de la zona y la verdad es que lo entendemos, su paseo es precioso, la zona del puerto y el centro histórico tiene mucho encanto. Además hay muchas tiendas de ropa diferentes, que un día entre semana de junio y sin el agobio que debe haber en julio y agosto, apetece mucho entrar y buscar algo para comprar. Después de pasar toda la mañana por Sanxenxo ya ponemos rumbo

a Cambados última parada en nuestra excursión. Como todos los pueblos un centro bonito con casas de piedra y una zona portuaria con encanto. Una zona con terrazas para tomar algo que en verano o en fin de semana debe haber un ambientazo pero hoy…  Andamos hasta la Isla de San Sadurniño con los restos de un antiguo faro y unas vistas de la ciudad y del mar únicas. Disfrutando de las vistas del mar y mirando en Google Maps descubrimos que lo que tenemos justo enfrente es la Isla de la Toja, decidimos acercarnos con el coche al Faro de Punta Cabalo en la isla de Arousa para seguir enamorándonos de esas vistas. Además el Faro está reconvertido en un bar con posiblemente la mejor terraza de la zona.

Ahora así se acaba nuestra escapada de las vacaciones en familia, esperamos que os haya gustado que ésta entrada no se haya hecho demasiado larga y sobretodo, recordad que todos necesitamos viajar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Que ver por Broadway Consejos Port Aventura Antes de viajar a Nueva York Qué visitar en Morella Qué ver en Milán app para organizar viaje Hotel en Booking Imprescindible en Oporto Aparcar en el aeropuerto