Día 1: Llegada a Sevilla, recoger dorsal y paseíto.

Sábado 24 de Febrero de 2018.

Como casi siempre que nuestras vacaciones incluyen viaje en avión, tenemos que poner el despertador muy temprano, alrededor de las cuatro de la madrugada arrancamos el coche desde nuestra casa en Vinaròs para ir al Aeropuerto de Barcelona-El Prat. Como ya hemos comentado en otra entrada del blog, reservamos con antelación el aparcamiento del aeropuerto a través de la web de AENA, es un poco más de dinero que otros aparcamientos bajo coste, pero el hecho de poder dejar el coche en la terminal supone una ganancia de tiempo que merece mucho la pena. Llegamos alrededor de las seis al aeropuerto y en un momento estamos pasando el control de seguridad y buscamos nuestra puerta de embarque.

Habíamos buscado en skyscanner y tras comparar horarios y tarifas elegimos un avión que despega a las 7:20 de la mañana. Esta vez la compañía afortunada de contar con nuestra presencia es Vueling. El vuelo sin contratiempos, equipaje de mano en cabina, personal amable y llegada puntual. Aterrizamos en el aeropuerto de Sevilla y nos decidimos por ir en autobús hasta la estación de tren de Sevilla Santa Justa en el centro. El precio del bus es de cuatro euros por persona. Y vamos andando unos diez minutos hasta el apartamento de Airbnb que teníamos reservado. Rosario nuestra anfitriona es amable y pese a que llegamos antes de hora nos permite dejar las maletas.

A buscar el dorsal

Volvemos a subir a un autobús y vamos donde un día como hoy va todo el mundo, a recoger el dorsal del maratón. El autobús va lleno hasta los topes pero por fin llegamos a FIBES Sevilla. Paseamos por la Feria del Corredor, fotos divertidas, cotillear alguna posible compra y saludar a unos runners de Vinaròs que nos encontramos.

Volvemos otra vez con autobús a la zona centro. Comemos en una pizzería cerca del apartamento y como no, una buena siesta, la necesitamos después del madrugón y pensando en descansar para mañana. Alrededor de las seis y media de la tarde después de un buen descanso

nos ponemos en marcha para hacer un paseo por la zona cercana al apartamento.

Visitamos la zona de las setas de Sevilla, nos acercamos a la zona de la Catedral, la Avenida de

la Constitución con sus edificios y su tranvía. Y por supuesto no podemos resistirnos a acercarnos al barrio de Triana, dónde cenamos unas tapitas para ir creando reserva de energías. En resumen una visita rápida para decidir que visitar con más calma el resto de días que nos quedan para deleitarnos de esta preciosa ciudad. Nos volvemos pronto hacia el apartamento para descansar, ya que

mañana nos espera un buen esfuerzo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Que ver por Broadway Consejos Port Aventura Antes de viajar a Nueva York Qué visitar en Morella Qué ver en Milán app para organizar viaje Hotel en Booking Imprescindible en Oporto Aparcar en el aeropuerto