Día 4: Salzburgo

MARTES 16 de octubre 2018

Nos despertamos en el hotel 7 Days Premium Hotel Salzburg. Como hemos dicho lo bueno de los viajes Fly&Drive es la flexibilidad de buscar hoteles más baratos en las afueras.

Con el coche nos acercamos al centro de Salzburgo y decidimos aparcar el coche en el mismo aparcamiento que el día anterior, cerca de este banco. Son un poco más de las nueve de la mañana y queremos aprovechar al máximo el día. Así que antes de que se llene de turistas decidimos subir a la fortaleza de HohenSalzburg.

HohenSalzburg

Para subir a la fortaleza nos acercamos a la KapitelPlatz y subimos arriba a la fortaleza con el funicular. Compramos la entrada en la taquilla del funicular, 12.20€ por persona, funicular, entrada al castillo y audioguía. Si alguien quiere subir andando se ahorra alrededor de 3€ del funicular y la entrada al castillo son unos 9€. Una vez arriba, se recoge la audioguía y la visita empieza en una sala con unas maquetas que nos muestran las diferentes fases de construcción de la fortaleza. Después subimos a una pequeña terraza donde las vistas de toda la ciudad son espectaculares. Nos pasamos un buen rato haciendo fotografías en todas direcciones. Salimos de la parte de la visita (de pago) y paseamos un poco por los patios de la fortaleza. Hay más terrazas con vistas a la ciudad (aunque no es posible las vistas de 360 grados) Así que seguimos fotografiando y riendo con algunas posturas absurdas. Volvemos otra vez al funicular para bajar a la plaza. Al llegar en la estación de abajo nos damos cuenta que ha sido un acierto el ir temprano, ya que la estación está repleta de grupos de turistas haciendo cola para subir a la fortaleza.

CEntro de Salzburgo

Otra vez abajo, empezamos a callejear por el centro de Salzburgo, como no  podía ser menos, es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Como decimos siempre, no hay ningún monumento muy famoso o super destacable, pero todo el conjunto, plazas, calles, casas, iglesias etc. Merece la pena pasear y callejear y descubrir sus rincones secretos.

Solo bajar del funicular estamos en la Kaiserplatz y ya empezamos a hacer fotos. Seguimos por el centro, y hay que visitar sin falta, la calle más comercial Getreidegasse. En esta calle encontramos la casa de Mozart que a primera vista lo que más nos llama la atención es que en los bajos hay un supermercado SPAR. En la guía habíamos leído que no merece tanto la pena visitarla ya que solo hay muebles y retratos de su familia que recrean la infancia de Mozart. Nosotros no somos muy friki-fanáticos de Mozart, por eso decidimos no entrar.

Hay que destacar que en la calle Getreidegasse hay como unos pequeños «túneles» o pasadizos donde no se indica nada y sorpresa. En las paredes con vitrinas a modo de escaparate y luego en su interior unos patios, dónde en muchos hay más tiendas, restaurantes, cafeterías etc… Decidimos investigar todos y recorrerlos para ver los secretos de Salzburgo. De momento el centro nos está gustando mucho, calles y casas con ese estilo que transmiten encanto y elegancia a la vez. Seguimos andando y la verdad es que no paramos de hacer fotografías en todas direcciones. Es un centro histórico pequeño que se recorre con toda la tranquilidad y no hay que cansarse demasiado. Nos acercamos a la orilla del río, y en una terraza tomamos una cerveza para descansar un poco y disfrutar del momento. La verdad es que no nos podemos quejar, es octubre y tenemos un sol que es digno del verano.

 

Orilla del río

Tras haber recuperado un poco de líquido, seguimos con nuestro paseo y ahora descubrimos un poco la zona de la orilla del río. Hay un paseo y zona verde, además las vistas de los edificios nos encantan, como ya hemos dicho no podemos parar de fotografiar, suerte que ya no se usan las cámaras con carrete, ya que habríamos usado mil!!

El otro lado del río

En el otro lado del río continúan los lugares de interés. Primero visitamos el palacio Mirabell por fuera y paseamos por sus espectaculares jardines!

También en esta orilla nos acercamos a la iglesia y a la torre del reloj, que también están en este lado del río.

Como vamos bien de tiempo decidimos volver otra vez a la zona de la casa de Mozart, para hacer más fotos y pasear un poco más por sus calles.

Son alrededor de las cuatro y media de la tarde y decidimos coger el coche y poner rumbo a nuestra próxima parada. La zona de Innsbruck son alrededor de unas dos horas de coche y curiosamente el camino más corto es haciendo unos km por Alemania. Ya lo teníamos previsto y habíamos avisado en la oficina de alquiler de coches y nos dijeron que si era solo eso no había problema.

Hall In Tirol

Ya en la región del Tirol decidimos hacer una breve visita a la localidad de Hall in Tirol, aparcamos el coche en un aparcamiento a la entrada de la localidad. Nos acercamos andando a la Iglesia de San Nicolás, mientras vamos callejeando entre casas con colores pastel. Al lado de la iglesia se encuentra el ayuntamiento que también merece la pena echarle un vistazo. Callejeamos un poco más y ya volvemos al coche y conducimos los pocos kilómetros que nos quedan para llegar al hotel.

HOTEL

Tenemos la reserva hecha a través de Booking en el Gastehaus Sonnenheim. Un pequeño hotel familiar ubicado en la localidad de Thaur. A las afueras de Innsbruck, desde nuestro punto de vista ideal para viajar en coche. El trato excelente y muy amables.

Aún así siempre hay que comparar y buscar la mejor opción para el alojamiento.



Booking.com

Os dejamos aquí un enlace con el resumen de la ruta de hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Que ver por Broadway Consejos Port Aventura Antes de viajar a Nueva York Qué visitar en Morella Qué ver en Milán app para organizar viaje Hotel en Booking Imprescindible en Oporto Aparcar en el aeropuerto