Al acabar el maratón de Madrid

Sufrir el Maratón de Madrid merece la pena

Sábado 27 de abril 2019

¡Hoy es el gran día! El día de la carrera, ese día para el que llevamos muchos meses entrenando. Pero nos despertamos con esos nervios y emoción. Pero estamos seguros que sufrir el maratón de Madrid será una experiencia inolvidable. El despertador suena 1 hora y media antes de la carrera, evidentemente con los nervios y que no queremos molestar a los compañeros de habitación nos levantamos a la primera. Vamos a la zona común de aseo y ahora sí que vivimos los inconvenientes de un hostel. Toca esperar unos minutos para poder ir al baño. Nos vestimos para la carrera revisando bien todas las manías como que no queden arrugas en calcetines o otras prendas que luego puedan provocar rozaduras que nos hagan sufrir en el Maratón de Madrid más de lo habitual.

Un buen desayuno antes de la carrera

Desayuno en el hostel Safestay MadridEn el precio del hostel Safestay Madrid, no está incluido el desayuno, pero por un suplemento de 4 €, hay disponible un desayuno más que aceptable. A ver si aprenden otros hoteles que piden 15 € por desayunos no mucho mejores. En el desayuno hay tostadas, algo de embutido, magdalenas y por supuesto zumos y cafés. Así que ingerimos una buena carga de calorías que nos harán falta después para sufrir en el maratón de Madrid. Con el estómago lleno y la ropa de carrera ya puesta dejamos la maleta en recepción y hacemos el check-out del hostel. Andamos unos cientos de metros hasta la salida del Maratón de Madrid donde ya se respira el ambiente runner del día.

En la salida del Maratón de Madrid

Preparados para el Maratón de MadridLa salida de la carrera se ubica en el Paseo de la Castellana, hay un ambiente increíble. Se corren simultáneamente el Maratón de Madrid y el Medio Maratón. Por lo tanto son más de 30.000 corredores preparados para tomar la salida. La animación, la música y la gente transmiten energía a raudales! Aprovechamos para llamar por teléfono, a la familia y sobretodo a Silvia que está en el AVE viniendo hacia Madrid, con un poco de suerte nos veremos a mitad carrera, llegará para dar ánimos en los momentos más duros. Por supuesto muchos estiramientos, un calentamiento suave y un poco de vaselina en los pezones para evitar molestias. Con eso todo preparado para tomar la salida.

Empieza el Maratón de Madrid

A las 9:15 empieza la carrera para nuestro cajón. El principio es duro, los primeros kilómetros son cuesta arriba, del Paseo de la Castellana hasta la plaza Castilla con las grandes torres. A partir de aquí, no lo parece cuando turisteas, pero corriendo se nota que Madrid es un auténtico sube y baja. Cuesta mucho mantener un ritmo cómodo así que seguimos sin parar de sufrir en el Maratón de Madrid. Aunque hay tantos corredores y bastante público animando que lo hace todo más llevadero. Pasado el kilómetro 17 llega el primer punto crítico los recorridos del Maratón de Madrid y del Medio Maratón se separan. El problema es que de los 30.000 corredores más de 20.000 son del medio maratón así que todo el personal runner que acompañaba de golpe desapareció y nos quedamos cuatro gatos con una cara de tontos pensando en los casi 25 km que todavía nos quedan. Muy duro todo…

Seguimos sufriendo en el Maratón de Madrid

Sufrir el Maratón de MadridPoco después llegamos al que para mí es el momento más bonito de la carrera sin ninguna duda. En el kilómetro 21 pasamos por la Gran Vía, continuamos en Plaza de Callao, calle Preciados, Puerta del Sol y en busca del Palacio Real. Correr por el centro de Madrid, sin coches, con gente animando es lo que nos engancha a estos viajes de running. Además, Silvia ya ha llegado y está en esa zona para dar muchos ánimos. Pero la verdad es que siguen las cuestas y al entrar el recorrido en la casa de Campo el ambiente disminuye mucho y el ritmo poco a poco va bajando. Se va haciendo muy duro. Al salir de la casa de Campo además hay algunas cuestas que nos rematan las piernas. A tres kilómetros de la meta hay que enfrentarse a la calle Atocha que hace cuesta arriba y las piernas dicen basta. Andando poco a poco pero sin parar. Recuperamos un poco de energía y vamos medio trotando medio andando hasta la meta. Un tiempo mucho peor de lo esperado de 4h 28m. Pero el Maratón acabado. Os dejo aquí el enlace a la actividad de la carrera. Eso sí recordando la carrera, es genial. Disfrutar de los principales monumentos de la ciudad, sin tráfico es maravilloso.

Al acabar la carrera

Acabar el Maratón de MadridEn la línea de meta vamos recogiendo la medalla, comiendo y bebiendo para recuperar un poco de energías. Unos minutos después ya nos encontramos con Silvia y nos ponemos a hablar como si hubiéramos estado un mes separados. Mientras hacemos estiramientos para ver si se van recuperando un poco las piernas. Por supuesto también llamando a familiares y amigos.Al acabar el maratón de Madrid

Después de un rato volvemos al hostel safestay Madrid a recoger la cómoda maleta y nos dirigimos a nuestro hotel original, el fantástico hotel Miguel Ángel, que habíamos reservado a través de Booking. Nos acercamos a recepción y nos dicen que tenemos una reserva club (nosotros hicimos una reserva normal!) y que era como un hotel especial dentro del hotel. Nos indican que tenemos que ir al quinto piso que está nuestra recepción. Allí nos dan nuestra habitación que es fantástica!



Booking.com

En el hotel

Hotel Miguel Angel MadridNuestra habitación es genial, con vistas excelentes a la Gran Vía. Primero un buen baño, con agua fresca para que se recuperen un poco las piernas y después a la cama super comoda para hacer una gran siesta. Un poco descansados nos acercamos al club del hotel, ya que con nuestra reserva tenemos acceso al club con bebidas no alcohólicas y un picoteo delicioso incluido. La verdad es que estamos muy a gusto en el hotel y después de la carrera apetece mucho quedarse apalancados sin hacer nada. Pero al final nos decidimos y salimos a pasear un poco el centro de Madrid. Andando despacio, y un poco al estilo zombie. Las piernas ya tienen poca fuerza. Echamos un vistazo por las tiendas de la calle Serrano y nos acercamos a la Puerta del Sol y alrededores. Al final cenamos algo en uno de los muchos Rodillas que hay por la capital sobretodo acompañando la comida con una gran jarra de cerveza.

Temprano con mucho cansancio acumulado volvemos al hotel para dormir e intentar recuperarnos un poco del cansancio acumulado del día. Mañana nos queda todo el día para pasear por la ciudad y necesitaremos cada grano de energía que podamos tener. Por qué sobretodo necesitamos viajar y ya tenemos más experiencia en nuestros viajes de running.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies