Día 1: Llegar y visitar Legoland

Miércoles 24 de mayo de 2017

Estamos en Barcelona, en casa de nuestro sobrino y ahijado Guillem, hoy es el día, empieza por fin su regalo de cumpleaños (aunque su cumpleaños es en octubre…) A las cinco de la madrugada, primer objetivo llegar al aeropuerto. Decidimos probar la app de mytaxi. (Si os interesa usar un código promocional de 5€ de descuento, copiar: andreu.bar1 solo válido la primera vez que utilizáis la app) Perfecto, desde el móvil le damos a pedir taxi, destino aeropuerto y nos va avisando en cuanto tiempo llega y vemos su ruta en la pantalla.

Llegamos a la Terminal 1, pasamos los controles de seguridad y ya buscamos la puerta de embarque de nuestro vuelo de Vueling a las 7:10 de la mañana con destino Munich! El vuelo fantástico, sin problemas, intentamos que Guillem duerma un poco, pero está tan emocionado que es imposible. Jugamos a buscar las parejas en las bolsas para mareo de Vueling (desde aquí felicito a la compañía por la idea original, para que se distraigan los niños) ojeamos la revista y pasamos de forma agradable el tiempo del vuelo. La anécdota divertida del vuelo es que la azafata en el momento de aterrizar dijo por el altavoz (Bienvenidos a Zurich) en el avión se oyó un rum-rum y enseguida corrigió diciendo (Bienvenidos a Munich) A Guillem le hizo mucha gracia y de hecho estuvimos los cinco días diciendo que estábamos en Zurich.

Aterrizamos en Munich

Ya en tierra nos acercamos al mostrador de Buchbinder, dónde teníamos reservado nuestro coche de alquiler. Habíamos elegido ésta compañía tras comparar precios en el buscador de Skyscanner.

Nos dan un Ford Fiesta color gris  que nos encanta. Alquilamos también la silla para Guillem, pese a tener el baby seat hinchable, no tenemos claro las normas de tráfico alemanas, y además pensamos que será un poco más seguro si pasa algo. Sin perder más tiempo conducimos unos 130 Km en 1h 15 min, para llegar a Legoland alrededor de las doce del mediodía. Entramos con el coche al aparcamiento del parque y en las taquillas, hay una que indica Resort Holidays, allá que vamos, con nuestras hojas impresas y nos indican todo perfectamente. Nos dan las entradas para los dos días, los tickets para salir del aparcamiento que es gratis si te alojas en los hoteles del parque, y la llave de la habitación  temática. Ya nos indican que no estará disponible hasta las 15:00. Además nos dan mapas del parque con un trato muy amable.

Entramos a Legoland

Así que ya con ganas de entrar, empezamos a disfrutar de Legoland. Y como no, lo primero que nos sorprende es toda la decoración del parque, hecha con piezas de Lego, es genial, no podemos resistir hacer mil fotos y ¡una imprescindible con la abuela!

Primera atracción que subimos la montaña rusa The Great Lego Race con altura mínima de 1.10m acompañados así que sin problemas para los niños. Luego entramos al Legoland Atlantis SeaLife, que es un acuario fantástico, donde no paramos de hacer más fotos. Es como una versión reducida de los acuarios de las grandes ciudades como Barcelona o Valencia, túnel de cristal con tiburones, peces tropicales, además con objetos de decoración de Lego y cristales con formas para que en las fotos parezca que estás en el agua. Además al final de todo había unos hombres con unas estrellas de mar en la mano y dejaban que los niños con mucho cuidado las tocasen. Los adultos nos quedamos con las ganas. A Guillem le encantó mucho y se lo pasó muy bien. Apenas hacía una hora que habíamos entrado al parque y ya vimos que serían unas vacaciones inolvidables.

Seguimos disfrutando del parque

Se acercaba la hora de comer y por proximidad geográfica elegimos comer unos frankfurts, además al lado estaban haciendo un espectáculo de un mago-cómico y nos sentamos a verlo. Quizá éste sea el único pero del parque, todo en alemán solo decía alguna frase en inglés, en Port Aventura es al contrario, inglés, francés lo repiten en todos los espectáculos, canciones etc… Además el alemán es un idioma que parece que están siempre enfadados y a Guillem todavía le hacía más gracia el mago. Nos acercamos a la zona central del parque donde hay una plaza enorme con reproducciones de Lego de lugares famosos, como Venecia, Hamburgo, Berlín  y una sección de Star Wars, cómo no, no paramos de hacer fotos.

También queremos comentar que aparte de las atracciones hay muchas zonas de juego, con toboganes, escaleras, cuerdas, etc. Lo cual es muy útil para que los adultos puedan descansar y los niños sigan sin parar de jugar. Entramos en la atracción del laberinto de espejos, pero aquí está ambientada como si un ladrón se escapara de la cárcel. Aunque no nos importaría quedarnos un rato en ésta cárcel tan divertida. Las horas van pasando y va apareciendo el cansancio, nos habíamos despertado a las cinco de la mañana, paseamos un poco más por el parque y subiendo a más atracciones, con poca cola es una maravilla y aprovechamos muchísimo el día.

Tomamos ya dirección a la salida y nos sentamos en el coche de alquiler y conducimos el kilómetro y medio que hay hasta la zona de los alojamientos.

Llegamos al hotel

Nos instalamos en nuestra casa temática egipcia con una cama de matrimonio y una litera en otra habitación. Están organizadas como en plazas de unas diez casas y en el centro hay zonas de juegos. Además hay una zona con un circuito de cuerdas, y más zonas de juegos distintas. Nos acercamos a cotillear como es el castillo medieval y también hace muy buena pinta. Nos adaptamos enseguida al horario alemán y cenamos pronto para poder descansar mucho para el día siguiente. El restaurante es tipo bufé, bastante completo y con bastante variedad. El personal muy amable, cuándo dijimos que éramos españoles enseguida nos mandaron un camarero que hablaba una mezcla de español e italiano que nos explicó todo, dónde estaban las bebidas, que por cierto parece ser que los niños alemanes beben agua con gas… es difícil conseguir agua sin gas. Volvemos a la habitación, ducha y a dormir ha sido un día largo, pero muy feliz y nos queda uno más en Legoland y otros tres para descubrir un poco de Alemania.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Que ver por Broadway Consejos Port Aventura Antes de viajar a Nueva York Qué visitar en Morella Qué ver en Milán app para organizar viaje Hotel en Booking Imprescindible en Oporto Aparcar en el aeropuerto