Día 1: Primer contacto con Bruselas

Sábado 30 de Marzo de 2019

Avión en aeropuerto BarcelonaHoy vamos a tener nuestro primer contacto con Bruselas. Este viaje es nuestro regalo de cumpleaños para nuestra sobrina Carlota. Así que la recogemos en su casa y nos vamos al aeropuerto de Barcelona. Dejamos el coche aparcado en el aparcamiento de la terminal con reserva previa, cómodo y barato.  Esta vez volamos con Ryanair, era la que tenía la mejor oferta y unos horarios que nos permiten aprovechar al máximo nuestra estancia de 4 días en Bélgica. El avión despega de Barcelona a las 6:20 de la mañana. Y tenemos el primer contacto con Bruselas alrededor de las 8:30 que aterrizamos en el aeropuerto. Ya con nuestro equipaje de mano nos dirigimos a la planta -1 del aeropuerto de Zaventem y compramos el billete de tren para ir a la estación de Central de Bruselas. Por unos 9€ los adultos y 5€ Carlota en unos 35 minutos llegamos cómodamente al centro para ahora sí tener nuestro primer contacto con Bruselas.

A quién madruga, a veces, Dios no le ayuda

Donde dejar las maletas en BruselasUno de los problemas de estar a las 9:30 en el centro de Bruselas es que no nos dejan entrar en el apartamento hasta las 15:00 así que tenemos un dilema respecto a qué hacer con las maletas. Por suerte en la misma estación central de Bruselas hay un sistema excelente de taquillas que nos permite dejar allí las maletas sin tener que ir paseando con ellas. Nosotros en nuestro caso usamos un compartimento grande de 5,50€ y cabían perfectamente las 3 maletas de mano. Así que liberados de nuestra carga, estamos preparados para empezar a disfrutar de nuestra escapada a la capital Belga.

Empezamos a descubrir Bruselas

Centro de BruselasAsí que ahora sí que sí, ya vamos a empezar a callejear y disfrutar de nuestro primer contacto con Bruselas. Salimos de la estación central de Bruselas y en unos minutos ya estamos en la zona de la Grand Place y sus alrededores que como no podía ser de otra manera es Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. La Grand Place y sus alrededores son fantásticos con sus casas con una arquitectura increíble, unas fachadas preciosas y sobretodo la diferenciación entre las casas según el gremio a que pertenece cada una. Solo llegar y nos quedamos Ayuntamiento Bruselasembobados mirando poco a poco en todas direcciones. Estamos un buen rato haciendo fotos y disfrutando las vistas de la plaza. Es temprano y ya está abarrotada de gente.

Grand Place imprescindible de Bruselas

Después de quedarnos alucinados con la Grand Place, decidimos entrar al museo de la ciudad de Bruselas, el precio de la entrada son 8€ pero los menores de 18 años no pagan, así que merece la pena traer a la sobrina. En el museo encontramos una exposición sobre la ciudad de Bruselas, qué aspecto ha ido teniendo a lo largo de los siglos. Pero el museo sobretodo es famoso por ser el lugar donde está el auténtico Manneken Pis ya queMuseo Mannekin Pis lo intentaron robar cortándole una pierna, de hecho se ve la reparación.

Lo bueno es que te puedes hacer fotos con él tranquilamente, sin gente, sin cola  sin aglomeraciones. El que está en la calle es una reproducción. También hay una pantalla táctil con los más de mil vestidos que le han ido poniendo a lo largo de la historia, y solo unos cuantos expuestos de verdad. Desde trajes típicos a equipos deportivos y uno de Agatha Ruiz de la Prada hecho de globos. Hay que reconocer que no es el mejor museo del mundo, pero es curioso y por el precio razonable que tiene se puede realizar su visita.

Callejear más por Bruselas

Manneken Pis de BruselasSalimos del Museo y tras volver a quedarnos fascinados por la Grand Place seguimos nuestra ruta hasta llegar al «falso» Manneken Pis, pero en su ubicación auténtica. Como no podía ser de otra manera estaba a tope de gente haciéndose selfies en él. Con un poco de paciencia y usando con delicadeza los codos conseguimos abrirnos paso hasta la primera fila para poder hacernos nosotros también un selfie los tres juntos. Como podéis ver tanto en esta foto como en la del museo, el niño es muy pequeño de apenas 50 cm de tamaño. Hay muchas leyendas sobre su origen, que si fue un niño que orinando apagó la mecha de una bomba, que si era el hijo de un burgués que se escapó y lo encontraron orinando, que si un niño orinó en la casa de una bruja y ésta lo convirtió en estatua… Lo realmente curioso de verdad es que se haya convertido en el monumento más famoso y más visitado de la ciudad de Bruselas.

Puerta de Hal BruselasComo es primer día y tenemos las energías cargadas al máximo decidimos andar hasta la puerta de Halle, que quizás es el monumento más alejado del centro de Bruselas. Se trata de una puerta de la antigua muralla de la ciudad. Bueno más que una puerta parece más una mezcla de palacio y torre defensiva, además está ubicado en una plaza con zonas verdes donde se hace muy agradable descansar un poco y disfrutar del buen tiempo que no es muy típico de Bruselas.

Llevamos horas en Bruselas y lo que hemos visto nos ha encantado

Palacio Justicia BruselasSeguimos andando un poco, pero ahora ya vamos como regresando a la zona centro de la ciudad de Bruselas. La siguiente parada es el Palacio de Justicia, que es un edificio enorme de estilo neoclásico ecléctico. Además está ubicado como en una colina, que hace que por uno de sus lados haya una especie de terraza mirador de donde se tienen unas buenas vistas de la ciudad.

Aunque parezca mentira, son solo las 13:05, y ya hemos hecho muchas cosas por Bruselas, es lo bueno que tiene empezar tan temprano las vacaciones. Quizá a quién madruga Dios si le ayuda. Vamos paseando tranquilamente hacia el centro y mirando a ver si encontramos algún lugar que tenga buena pinta para comer. En nuestro camino nos encontramos con el Berlín Fabrik una mezcla de hamburguesería y bar, donde todo tenía muy buena pinta y a un precio razonable. Así que reponemos nuestras fuerzas con unos platos completos y a seguir nuestra marcha por la ciudad. Aprovechamos la ubicación del restaurante para visitar la Iglesia de Nuestra Señora de la Capilla ubicada al lado. No es la mejor que hemos visto, pero tiene ese encanto de las grandes iglesias góticas que se observa que se acabaron en la época del barroco con una decoración más cargada.

Vamos a descansar un poco y luego más

Ya son las tres de la tarde y ya es la hora de entrada de nuestro apartamento de Airbnb, así que vamos a la estación central a recoger nuestras maletas de la consigna y al apartamento que está a unos minutos de la estación y la Grand Place. La ubicación excelente, la limpieza la dejaremos en suficiente. Descansamos un par de horas y ya al atardecer salimos otra vez a descubrir un poco más de Bruselas.

Escultura niña orinando BruselasEn nuestro paseo al anochecer decidimos quedarnos en la zona alrededor del apartamento que a la vez es lo más céntrico de la ciudad. Callejuelas pequeñas, llenas de bares, cafeterías y tiendas, con gente paseando y disfrutando de la tarde de sábado. Nos encanta el ambiente de Bruselas. Cerca del apartamento tenemos otra de las esculturas meonas, la Jeanneke Pis. Algunos dicen que es la hermana, otros que simplemente como reclamo por la igualdad de derechos. Como mínimo habría que estudiarlo en cómo crear recursos turísticos famosos de la nada. Eso sí su ubicación en un callejón parece que sea menos importante. Callejeamos sin rumbo por todas las calles peatonales del centro admirando las tiendas, los edificios y el ambiente y…

Por supuesto volvemos a la Grand Place

Sin dudarlo volvemos a la Grand Place para disfrutar de sus fachadas con la iluminación artificial. Aunque en las fotografías es difícil captar su magia con poca luz, al natural es todavía más espectacular. Por supuesto todavía hay muchas más personas que esta mañana. Hacemos muchísimas fotos más y nos quedamos un rato como pueblerinos admirando la plaza y el ambiente que hay en ella. Gente local, turistas, jóvenes, mayores, familias… de todo.

Se hace tarde y decidimos coger algo de comida para llevar en un puesto cercano al apartamento y comerlo tranquilamente allí. Cómodamente en el sofá de nuestro apartamento de Airbnb. El problema es que en el apartamento no había televisor y se hacía un poco aburrido, suerte que llevamos nuestra pequeña tablet que nos permitió ver algo para distraernos un poco antes de dormir. Así que en resumen, nuestro primer contacto con Bruselas ha sido fascinante, mañana seguro que nos gustará también.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
app para organizar viaje Hotel en Booking Imprescindible en Oporto Aparcar en el aeropuerto Top parques de atracciones Europa 1-Europa Park